Prueba de fe personal

Defectos

Tengo tantos defectos y soy tan consciente de ello, que no he tenido nunca el placer de conocer a nadie con menos autoestima que yo mismo.

En realidad, puedo manifestar con sobrado desasosiego, que no necesito utilizar siquiera los dedos de una mano para enumerar las ocasiones en que he sentido cierto orgullo personal.

Soy capaz de reconocer que todo el mundo tiene defectos. Yo mismo encuentro defectos a la gente como quien busca nubes un día lluvioso. Soy capaz de encontrar varios defectos cada día a la misma persona durante cuatro semanas sin titubear.

Lo que quiero decir es que me gustaría aprender a vivir con ello, sin que los malditos defectos me fastidiaran la existencia.