Hoy me han cortado el pelo

Pues resulta que hoy me han cortado el pelo. En una peluquería, digo. El caso es que hacía como seis años que no iba al peluquero. La verdad es que es bien sencillo de entender, no es no me haya arreglado el pelo en seis años. Resulta que tengo una amiga peluquera que me lo venía a cortar a casa.

Lo que de verdad importa, es lo siguiente: Mi amiga no estará disponible por un tiempo, y mi pelo necesitaba que alguien lo cortara. Así de sencillo.

El tema es que, después de una hora sudando como un cerdo, oliendo a producto capilar y con los ojos sanguinolentos a causa de la dichosa keratina, producto usado a lo que parece en algunas ocasiones como alisador natural —¡jaaa!—, he salido con la imperiosa necesidad de contar la experiencia lo más rápido posible.

El motivo principal es que el pelo, para mí, es una cosa que está ahí —cada día menos—, pero que no puede importar menos. Hace como unos veinte años que no me peino, con eso lo digo todo. Y si no lo digo, te lo explico. Yo llamaba a mi amiga unas tres veces al año. Me lo dejaba corto, y cuando lo tenía como Espinete la volvía a llamar. Digo Espinete porqué lo tengo muy rizado, el condenado. Cuando lo tengo como Espinete a lo que más me asemejo es a una lechuga. Lo tengo como una lechuga cuando lo tengo largo. Soy un pordiosero.

Las circunstancias, pues, me han llevado a un nuevo peluquero. ¿Ahora qué soy? Soy un modernillo. Me ha dejado una especie de flequillo, y esa es la palabra que más define como me siento. Modernillo.

A ver, soy muy consciente que mis explicaciones a lo que cortar el pelo se refiere son funestas. Lo siento pero es verdad. No tengo facilidad de palabra y menos aún en temas estilísticos. Además la chica que me lo ha cortado era de lo más simpática. Con esta afirmación quito la culpa a la chica que me lo ha cortado.

No estoy descontento con su trabajo, pero una cosa no quita la otra. Mi pelo me hace parecer una cosa que no soy. Y ahora tengo un dilema.

Porqué me ha gustado como lo ha hecho, y me planteo obrar como una persona normal y volver cuando me crezca un poquito.

¿Seré más normal de lo que pienso?