Se escapa el tiburón

Cuando abrí los ojos lo primero que pensé era en la cocina de la señora Margarita. ¿Sabes cuando te levantas una de esas mañanas en que recuerdas poco más de lo que quieres recordar, o que consideras, en realidad, que eres incapaz de hacerlo, o viceversa? Así es como me sentía yo. Me encontraba en la que percibí como la habitación más sombría jamás dibujada. Pensé que era tan …

La abuela

—Ayer fui a la posada y me dijeron que me quedara a cenar. Pero yo no quería, tenía cosas que hacer en casa. Insistieron mucho, y al final tuve que quedarme. —¿A qué posada te refieres? —preguntó mi tía. —A la de ahí arriba—subió el brazo derecho e hizo un gesto con la mano, luego señaló con el dedo índice a través de la ventana—. Subiendo por el camino …

Capítulo 3. El paseo

Imagen de la cabecera creada por Freepik – www.freepik.es Salimos de la estación y nos dirigimos caminando a una especie de búnker que estaba en el mismo centro de Barcelona. Tampoco entendí exactamente qué era ni dónde estaba, solo que Mai había conseguido hablar con sus padres la noche anterior, justo después del anuncio, y le habían dicho dónde dirigirse. No sabían nada más. Decidieron dirigirse allí, y ese …

La constancia

La constancia es como ese primer contrato que firmas recién graduado de la universidad —o en mi caso, obviando ese paso, sobrevalorado o no—, sin tener idea alguna de lo que estás firmando. Lo que más me jode de la constancia es eso, que no sabes lo que es pero sabes que la necesitas. Yo no tengo constancia. No la tengo. Lo acepto. Lo reconozco. Lo sé. Sé que …

El museo

Era una mañana recién estrenada, una de esas ambiguas, donde el último atisbo de oscuridad se funde con la alborada del amanecer, pero donde el rocío de la madrugada ya resplandece en la cubierta de la barcaza. El Sol se alzaba sin premura tenuemente por el horizonte e irradiaba desatinado en la arrebolada nuca de Mario, que sentado en la popa gobernaba el timón del motor fueraborda en dirección …

Capítulo 2. La estación

Imagen de la cabecera creada por Freepik – www.freepik.es Al bajar del tren en la estación central se volvió todo un poco raro. El otro chico y yo cargábamos al viejo por los hombros  con un poco de angustia, por lo de llevar un muerto y eso; ninguno de los dos había cargado un muerto antes. No me sentía un asesino ni nada parecido pero por algunas de las …

Sube la montaña

Me acababa de despertar y, del mismo modo que el hambre matutina, un oportuno apetito montañés me ha espoleado a levantarme de la cama. La idiosincrasia del fin de semana me ha concedido un desayuno de lo más tranquilo: sentado en el sofá, mientras el sonido de las gotas de lluvia apagándose en la azotea del apartamento me deleitaban a cada sorbo de café. Me he vestido para la …

Capítulo 1. El tren

Imagen de la cabecera creada por freepik – www.freepik.es Quizá con la calma y fuerzas renovadas dimanadas por el descanso, quizá, hubiera surgido de mi mente una mejor idea. Quizá solo diferente. Esa noche no descansé ni un segundo. Si hubiese descansado, significaría que la maldita revelación no era más que otra ocasional aventura por vivir en mi pernoctada cabeza, pero no lo hice. No debería ni haberme acostado. …