Otra presentación

La verdad es que la presentación anterior hace mucho que la tengo escrita. Es como un texto que he ido usando a lo largo del tiempo porque supongo que el día que lo escribí me gustó.

La presentación de verdad nada tiene que ver con mis fobias. Al contrario. Por cierto, lo primero que debo y necesito decir es que eso de repasar el texto que voy a publicar, y todo eso… no va conmigo. Es decir, me gustaría escribir un texto sin faltas de ortografia y con una construcción sintáctica y gramatical estupenda, pero el tiempo que necesito para hacerlo, entre ir a Google y todo eso, me parece que no vale mucho la pena. Vale la pena, sí. Lo que pasa es que aquí lo que voy a escribir más bien lo voy a hacer sin pensar. Por lo menos esa es la idea. Lo hago por mi. Seguro que yo lo entiendo. ¿Me entiendes?

Hay ciertas reglas que a veces me confunden. Seguro que a lo largo del tiempo entre lo que googueleo y lo demás las voy a ir pillando, pero no esperéis que mis escritos sean impolutos, porque no lo van a ser. Quizá algun día. No sé.

En realidad eso es lo que me gustaría conseguir con este blog. Me imagino siendo un literato y todo eso, pero a quién pretendo engañar, eso seguro que no lo voy a ser. Tampoco voy a tener veinte personas corrigiendo mis escritos. Pero apuesto a que eso sería divertido. Suena divertido, eso seguro. No sería la primera vez que leéis eso de que el tonto escribe un libro y los listos lo corrigen, ¿a que no? Eso probalmente es lo que me gustaría. Que los listos me dijeran qué hacer. El otro día una amiga me decía que la novia de un amigo común corregía los libros de una tía que resulta que es el novamás de la literatura catalana. Lo mejor es que ella escribía en castellano. Es paradojico, sí, pero aun más divertido. La verdad es que todo es divertido y eso es lo que quiero, divertirme. Demasiado tiempo ha pasado. Me voy a divertir escribiendo, que eso es exactamente lo que quiero.

Algunas veces me divierto cuando escribo. Me quiero divertir. Lo voy a hacer.